Ahorrar energía eléctrica en casa

Martes 01 de Septiembre, 2020

El correcto uso de la energía eléctrica en el hogar puede ayudarnos a disminuir la cuenta de luz a fin de mes y además, a que nuestros aparatos eléctricos tengan más vida útil.

Tips para ahorrar electricidad

Para poder ser más eficientes en este ámbito, es muy necesario que podamos modificar algunos de nuestros hábitos y acostumbrarnos a realizar determinadas tareas a diario en las diferentes zonas del hogar, siendo constantes y teniendo como horizonte el ahorro y la sustentabilidad. 

Consejos generales para ahorrar energía:

- Desconectar y apagar todo lo que no se usa: Es muy común que los aparatos electrónicos tengan incorporados de fábrica un modo stand by, que se activa cuando se deja prendido, pero sin actividad como los computadores o pantallas. O cuando quedan enchufados, pero sin usar, como los cargadores o calefactores.

Este modo, a pesar de generar poco consumo, es un extra que se podría evitar. Se sabe que es un poco complejo ir por toda la casa o departamento enchufando y desenchufando cosas, por lo que se recomienda la utilización de zapatillas (evitando el sobrecalentamiento) que ayudará a desconectar todo de una vez o los enchufes inteligentes que conectan y desconectan los aparatos sin mucho esfuerzo y hasta se pueden programar para que lo hagan a diario y a la misma hora.

- Utilización correcta de los electrodomésticos: Muchas veces esto no se tiene en cuenta y se acorta la vida útil de ellos. Para ser más eficientes, hay que no solo fijarse en la calificación energética, que para estos efectos debería ser clase A, si no que también realizar las mantenciones que se indican en el manual o hacer las limpiezas necesarias para su buen funcionamiento. 

- Hogar temperado: Es muy importante que al usar calefacción o aire acondicionado se pueda establecer una temperatura ideal para todos los miembros de la casa (tarea no tan fácil) e ir midiéndola con un termostato. Lo que se establece como medidas de confort en un hogar, es entre los 20 y 23 grados en invierno y 22 a 25 en verano. Otro consejo, es que en tiempos de mayor frío, la ventilación de la casa se haga en los horarios de mayor temperatura, para aprovechar de renovar el aire y secar la humedad, ayudando a calefaccionar más rápidamente.

- Horarios de consumo: En nuestro país están delimitados los horarios en que se consume más y menos energía, por ende, cuando se cobra más o menos por ella. Es relevante conocer cuáles son los horarios punta y los valle, y las fechas en que se modifican (invierno - verano) para aprovechar los rangos más bajos para realizar tareas que puedan consumir más, como por ejemplo planchar o lavar la ropa.

Uso de la luz eléctrica:

- Luz natural: Este punto es muy relevante, ya que ayuda a retrasar el uso de energía eléctrica, lo que más se pueda. Al momento de escoger una casa o departamento fijarse en la ubicación podría hacer la diferencia a fin de mes.

- Apagar luces: Aunque suene muy fácil a veces es lo más difícil de hacer, apagar todas las luces si es que nos movemos de una habitación a otra o si salimos de la casa. Aunque sean LED o de bajo consumo, si se dejan siempre encendidas incrementarán el consumo, sí o sí. 

Ahorro energético en la cocina y tareas domésticas:

- Energía de la cocina: Lo ideal en estos casos es que al momento de preparar las comidas, se haga en horario valle, si esto no se puede, hay que tratar de mantener tapados sartenes y ollas (mejor hacerlo siempre), para concentrar el calor que se genera y demore menos en calentar o hervir la preparación. Esto aumentará aún más si es una cocina de vitrocerámica. Si lo que se necesita es descongelar, es mejor hacerlo con anticipación, dejándolos a temperatura ambiente o pasándolos del freezer al refrigerador y así evitar el uso del microondas, por ejemplo.

- Uso del horno y cocina de vitrocerámica: Ambos tienen un punto en común, que aporta al menor consumo. Al apagarlos no pierden inmediatamente el calor generado, lo que se puede aprovechar para terminar la preparación. Un ejemplo de ellos es que si se está horneando un pollo, se puede apagar 5 o 10 minutos antes y dejar que termine de dorarse con el calor residual.

- Abrir el refrigerador o el freezer: Este simple ejercicio, si se hace muchas veces al día o se mantiene abierto por mucho tiempo se traduce en un gran gasto energético, porque el frío que se genera se pierde muy rápidamente. Si lo que se quiere es ahorrar, lo primero es pensar en qué se necesita del refrigerador antes de abrirlo y al momento de hacerlo ser rápido y certeros. 

- Planchar de una sola vez: Aunque no se crea, la plancha consume bastante energía, ya que para alcanzar altas temperaturas, requiere de mucha energía y muy rápido. Un buen hábito es juntar todo lo que se tiene que planchar para un día y no separar en varios días. Así, empezar por la ropa que requiere de menos calor, hasta las que necesitan de temperatura más alta. Luego de esto, apagar la plancha unos minutos antes de terminar para aprovechar el calor residual.

- Uso de la lavadora: Es ideal ponerla a funcionar en los horarios valle, por la noche o temprano en la mañana y no usar la secadora (en el caso que se pueda), si no que aprovechar la luz solar. En el caso del lavavajillas, lo mejor es programarlo para que lave durante la noche, así se utilizará la energía más barata.

Con estos simples consejos y siendo constante, puede ahorrar energía eléctrica en el hogar. No es tan difícil y a largo plazo puedes tener resultados beneficiosos para el bolsillo.

Tour Virtual Edificio Jump 3D + 2B Cerrar 
Vistas por piso Cerrar